21430pierregilles6.jpg

Pierre et Gilles

Era 1974 cuando Pierre llegó a París. Tenía 24 años y había estudiado fotografía en Ginebra. Casualmente, llegó el mismo año en el que Gilles se fue de Le Havre y se instaló en la capital empleándose como pintor e ilustrador.

Pasaron dos años moviéndose en círculos concéntricos, sin llegar a conocerse. Hasta que un amigo en común los presentó en otoño de 1976, en la inauguración de una tienda Kenzo.

“Fue un flechazo, y luego acabamos trabajando en la misma revista, Façade, durante cinco años. Pierre hacía las fotos de portada, y yo, las ilustraciones”.

Su primera serie a dúo, Grimaces (muecas), data de 1977, y poco después firmaron la imagen que dio a conocer su estilo: un desquiciado retrato de Iggy Pop.

“Somos artesanos. Nuestra creación, en todos sus niveles y momentos, es un trabajo manual. Los decorados los construimos nosotros, los marcos están hechos a mano y el retoque se hace pincelada a pincelada”, explica Pierre.

Su voracidad pop, que engulle, digiere, mezcla y allana, no se limita al cristianismo.

Si te interesa saber más sobre ellos lo podés leer acá

Anuncios